Primeras ideas para pensar más allá del mundo Google

Voy a escribir este post en tiempo real. O casi, porque algunas ideas la vengo masticando hace un tiempo. Le voy a dedicar unos 30 minutos para exponer algunas ideas sobre la relación de Google, con el Estado y el concepto de libertad.

En primer lugar me gustaría hacer una breve historia de Google, para lo que los voy remitir al mismísimo buscador para ver que es lo que dice de si mismo: http://www.google.com/intl/es/about/company/history/ También pueden ver el video documental que presenta a la empresa como una fábrica de ideas. http://www.youtube.com/watch?v=poeODGWoiZM Cómo vemos Google pasa de ser un buscador entre tantos a un pulpo que quiere opacar a otras aplicaciones de búsqueda e instalarse en nuestro imaginario colectivo como la mejor herramienta de búsqueda de información (y tal vez para muchos la única). En este sentido en Argentina y otros países se ha iniciado y ganado juicios para que Google no incluya resultados no deseados por personas o sitios de internet. Nombres asociados a difamaciones, datos erróneos, etc. reclaman ante el gigante informático para que los internautas no puedan encontrar los datos no deseados en sus búsquedas. Sin embargo muchos se preguntan por qué no se les hace juicio o se reclama ante los sitios que producen el contenido ofensivo. O bien,  ¿por qué no se reclama judicialmente ante otros buscadores?. Las respuestas apuntan al poderío económico de Google, aunque muchas veces se niegue tal intensión. No obstante, si nos detenemos a pensar en lo que hace el buscador (si es que todavía podemos llamarlo así), nos daremos cuenta que administra, selecciona, controla, gestiona y comercializa datos, resultados, información privada y pública. Y es en este punto donde entra el Estado a jugar su papel de ordenador máximo de algunas sociedades (o por lo menos su papel en el plano conceptual). Algunos Estados han prohibido (abierta o secretamente) a la empresa norteamericana difundir información sobre distintos temas considerados ofensivos o no adecuados para sus ciudadanos. Y en este caso no hablo solo de los Estados que algunos llaman “totalitarios” sino también de algunos de los defensores de la “libertad de expresión”. Para ver un panorama general vean esta infografía: http://www.entermedia.mx/2011/09/infografia-el-lado-oscuro-de-google/

Bien, se va acabando mi tiempo por lo que voy a proceder a cambiar el título de este post de “Google, el Estado y la libertad” a “Primeras ideas para pensar más allá del mundo Google”. Los dejo pensando en las relaciones posibles entre la libertad de expresión, el gigante buscador que cotiza las palabras y el Estado como un regulador de la vida moderna.

Hasta el próximo post!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s