De cambios, generaciones, velocidad y compañías

Mi padre comenzó esta semana un curso de informática. Él es de la generación tradicionalista pero es un entusiasta de la tecnología. Está super feliz de poder ver deportes de todo el mundo gracias al cable. Mi madre en cambio no ha podido ni siquiera tener un celular. Ambos con actitudes diferentes ante esta escalada tecnológica que amenaza con dividirnos, aún más, entre los que la comprenden y los que la odian. Mientras tanto mi sobrino, que aún no sabe leer, juega en internet a algún juego “de moda” para su edad. Él será, tal vez, un ecoweb; todo dependerá de quien gane la guerra. Es que más allá de las generaciones y su “natural” preparación para afrontar los cambios, las grandes corporaciones encaran una lucha encarnizada por determinar que rumbo tomará la red de redes: cooperación o competencia, gratuidad o pago, participación o seguimiento, google, apple o microsoft.

Es cierto que las nuevas generaciones serán claves en los cambios por venir, pero también es cierto que en las empresas muchos baby boomers influyen y toma decisiones sobre el rumbo de las batallas según antiguos patrones de pensamiento. “Lo nuevo de lo viejo y lo viejo de lo nuevo” dice Alejandro Pisitelli en una de sus presentaciones. El cierre de Library.nu a manos de un grupo de editoriales globales es una muestra de ello. A algunos de nosotros (X con una moderada vida digital) nos cuesta asimilar los cambios. A otros los asusta, porque pone a lo desconocido en nuestro desayuno y los obliga a saborearlo o a quedarse con hambre. Y muchos, realmente muchos, juegan con los cambios sin más preocupación que divertirse. Tienen la ventaja de “contar con la ingnorancia como oportunidad creativa”, algo que comparten mi madre y mi sobrino. Y que seguramente apple y google están pensando como controlar, predecir y encauzar.

Sin embargo, lo que todas las generaciones tienen como actitud fundamental compartida a lo largo de la historia de las revoluciones mundiales de todo tipo, es una sola cosa: la organización y la participación. Dicho en otras palabras, tomar las riendas y juntar los carros para ir hacia el mismo rumbo. Y eso hacen las compañías, cada una en su nube, y es lo que hacen los habitantes anonymous de los mundos digitales.

Los dejo pensando hasta el próximo post.